Watch a 3-minute video explaining how our algorithm works for paratransit. Watch now.

Mito del microtransit: el transporte público bajo demanda es demasiado caro

  •   4 min read

¿Piensa que pasarse al servicio de transporte bajo demanda arruinará su presupuesto? Piénselo de nuevo. Vea las pruebas que demuestran que las comunidades pueden realmente ahorrar dinero al cambiarse al microtransit.

article featured image

Bienvenido a nuestra serie Conceptos Erróneos sobre el Microtransit, donde utilizamos datos detallados y ejemplos reales para desmentir mitos comunes sobre el transporte bajo demanda. Vamos a sumergirnos en:

MITO: El transporte bajo demanda es caro. No podemos invertir en algo que no es financieramente viable.

REALIDAD: Cuando las redes de transporte bajo demanda se implantan de forma inteligente, las comunidades pueden incluso ahorrar dinero en comparación con sus anteriores servicios de rutas fijas, lo que permite obtener beneficios más amplios que amortizan muchas veces la inversión inicial.

La prestación de servicios de alta calidad con el mínimo coste posible para el contribuyente es, por lo general, el punto clave de cualquier entidad reguladora de transporte público. Sin embargo, cuando se habla de microtransit, los opositores suelen enfocarse en la medición del retorno de la inversión (ROI) basándose únicamente en los indicadores de recuperación de la tarifa, en lugar de en la eficiencia general del servicio (y el ahorro de costes resultante).

Una sugerencia: si sigue calculando el retorno a la inversión en transporte público en función de su rentabilidad, lo está haciendo mal.

En todo el mundo, el transporte público depende en gran medida de fuentes de financiación nacionales, estatales y locales, y rara vez (o nunca) el servicio genera ganancias. Este era el caso antes de COVID-19, y los servicios de transporte indispensables necesitarán aún más apoyo tras la pandemia. Por lo tanto, la pregunta que hay que hacerse es: ¿cómo podemos proporcionar el servicio más rentable, especialmente cuando la demanda sigue fluctuando?

Nuestra experiencia es que el microtransit, cuando se implementa de forma inteligente, puede llegar a tener un coste inferior al de los servicios de ruta fija desaprovechados o con baja utilización, mientras se reducen aspectos como los tiempos de espera de los pasajeros y la cantidad de tiempo que los conductores están dando vueltas en las rutas sin ningún pasajero. 

Un buen ejemplo de esto es Sault Ste. Marie Transit Services, la agencia que sirve a los aproximadamente 73.000 habitantes de Sault Ste. Marie (o “el Soo”), Ontario. En agosto de 2019, el Soo puso en marcha una alianza con Via, sustituyendo los servicios de ruta fija de los domingos por la noche – que históricamente han registrado menores niveles de pasajeros – por una solución bajo demanda. Sault Ste. Marie On-Demand opera con los mismos autobuses de 40 pies que el servicio convencional de Soo, y utiliza todas las mismas carreteras y paradas de autobús.

“La ciudad estima un ahorro anual de decenas de miles de dólares”

Resulta que funcionó. El cambio permitió reducir en un 11% las horas de servicio mientras se atendía el mismo nivel de demanda, lo que se tradujo en una mayor utilización de los vehículos y un ahorro de costes para la ciudad. En unos pocos meses, la ciudad pudo reducir el tamaño de su flota operativa gracias a las eficiencias y se estima un ahorro anual de decenas de miles de dólares.

En junio de 2020, Sault Ste. Marie extendió su acuerdo para operar el servicio de transporte bajo demanda durante dos años, motivado por los comentarios positivos de los usuarios, cuyas esperas de hasta una hora se han reducido a tiempos de espera promedio de solo 12 minutos. Al cambiar las ineficientes rutas fijas por el servicio bajo demanda, el Soo ha podido mejorar la calidad del servicio mientras se reducen los gastos.

Del mismo modo, en los entornos rurales, el transporte a la demanda puede ofrecer mejores servicios – y una mayor cobertura de la red – adaptados a las necesidades específicas de las comunidades a un costo sostenible. 

En agosto de 2020, Hall County, en Georgia, puso en marcha WeGo, una red de transporte a la demanda totalmente nueva que sustituyó a tres rutas fijas de bajo rendimiento, reduciendo al mismo tiempo los costos de operación a la mitad. Esto se debe a que WeGo sólo despacha vehículos cuando hay una demanda en tiempo real, lo que ayuda a reducir el número de horas de los conductores con respecto al mismo número de viajes, a la vez que satisface mejor la necesidad en las zonas de baja demanda. En sólo dos meses, el número de usuarios de WeGo aumentó más de un 20%, superando al servicio telefónico y al resto de autobuses de ruta fija “en todos los aspectos medibles”.

También se pueden encontrar historias similares en Wilson, Carolina del Norte, una comunidad rural con menos de 50.000 habitantes que introdujo un servicio a la demanda para sus residentes y vio un aumento del 150% en la cobertura del servicio, sin el correspondiente aumento en el presupuesto de transporte.

Los líderes del sector deberían preguntarse: ¿cuál es el verdadero costo de no proveer suficiente transporte en mi comunidad? Aunque el transporte tradicional de ruta fija desempeña un papel fundamental a la hora de ofrecer soluciones de movilidad, muchos residentes no viven ni trabajan a una distancia que les permita caminar hasta la estación de tren o autobús más cercana. Como resultado, aquellos que poseen vehículos privados conducirán ellos mismos, mientras que aquellos que no pueden pagar vehículos privados, especialmente las personas en áreas rurales remotas, lucharán por acceder a servicios de atención médica, empleos, y otros puntos de interés. 

De hecho, cuando pensamos de forma holística, vemos que los servicios a la demanda inicialmente tachados de “poco rentables” pueden crear servicios públicos mucho más eficientes. El transporte público es fundamental para prevenir el desempleo, facilitar el acceso a la atención médica preventiva y evitar el aislamiento social que puede provocar costosas necesidades con el tiempo. 

Siempre es fácil encontrar una razón para no agregar tecnología a la infraestructura existente, pero cuando se trata del transporte público del siglo 21, el status quo simplemente no está funcionando. Muchas de las preocupaciones en torno al transporte bajo demanda tienen sus raíces en mitos y conceptos erróneos que impiden que la comunidad mundial del transporte logre los progresos necesarios. Si nos tomamos en serio la conexión de todos los hogares a los servicios que necesitan, abordando los desafíos de COVID-19, mitigando el cambio climático y previniendo la congestión masiva, así como la contaminación en nuestras ciudades, ahora es el momento de nuevas ideas.

Este artículo es una de las cinco historias basadas en datos que desmienten conceptos erróneos más comunes sobre el microtransit:

World-changing ideas. Right in your inbox.

Be the first to know about the latest transportation news and innovations.

Mailbox illustration.

Congrats — you're in!

Please fill out the following details:

Interested in learning more about our unique services? Sign up!

Thank you!

We're grateful to have you in our community.

Thumbs up illustration